1/12/09

El día de la hemorragia por bicicleta

Yo tenía trece años, en la pared de mi habitación colgaban pósters de Laudrup (cuando jugaba en el Barça, claro) y de Stoichkov maldiciendo a un árbitro. La carpeta forrada con fotos de Axl Rose haciendo el cabra y Slash, coóo no, con los pelos en la cara tocando la guitarra.

Tenía una cuenta atrás en mi escritorio con los días que faltaban para la excursión de fin de curso a Mallorca. Recuerdo que aquel día quedaban 167 días. Mi vida giraba en torno a esa excursión.

Estaba estudiando para un "control de natu" pero me costaba concentrarme porque me había atacado un dolor de tripa sin precedentes. Fui al baño a hacer pipí y al bajarme las bragas (por aquella época no conocía yo el invento del tanga) vi que estaban llenas de sangre. Como buena hipocondríaca supuse que era una hemorragia interna que me habría hecho con la bici, ni pensé siquiera que pudiera ser la regla; siempre voy a lo chungo y poco probable. Me temblaban las piernas, no me pude levantar del váter. Con un hilillo de voz llamé a mi madre.

- ¿Qué te pasa, Barbi?
- Llévame al hospital - mi cara del color de la pared- creo que tengo una hemorragia interna.
- Anda!!! - dijo, obviando mi temor a una muerte segura - papá, barbisister, venid al baño! Corred!
- Sí, llámalos, quiero despedirme mientras pueda coordinar frases.
- Ohhhhhh - todos dentro del baño mirándome las bragas - ¡ya eres una mujer!
- ¿Por qué mi hermana está sangrando? - barbisister con la barbilla arrugada y tragando saliva, a ella le estaba gustando aquello menos que a mí.
- No, mamá... - dije yo llorando- esto es una hemorragia por saltar escalones con la bici-.
- Mi niña ya no es pequeña... cómo pasa el tiempo...- mi padre, deprimido.

Mi madre me convenció de que aquello no era una muerte segura,- a mí y a Barbisister- sino la regla. Yo terminé creyéndola, claro, a esas edades lo que dicen las madres ES lo que hay. Así que me puse a llorar con más ganas, allí en el váter, mientras entre mocos e hipos decía:

- Y ya no podré montar en bici una semana al mes, ni ir a la playa, ni a la piscina, y además - oh! horror! - me tocará seguro para la excursión a Mallorca y no podré bañarme con mis amigas!!!

- Puedes utilizar tampones, Barbi - mi padre.
- Para ti es fácil decirlo! Si me pongo un tampón se me romperá el himen, y yo quiero ser virgen hasta los 18.
- ¿Hasta los 18? ¿POR QUÉ TAN PRONTO? Quiero decir... que no, que el tampón no te romperá el himen.
- Se me quedará dentro y moriré por absorción.
- Eso no puede pasar.
- Que sí, que le ha pasado a una amiga de Ceuta de una chica de la torre blanca que venía los veranos que era rubia! ¿Por qué creéis que ya no viene?

Mi madre me trajo una compresa con alas y una bragas.

- Deja de llorar, payasa, y dúchate. Luego te pones estas bragas y la compresa.

Y eso hice.

Al día siguiente, andando hacia el colegio, notaba el ruido al caminar del plástico de la compresa y creía que todos podían oírlo también. Me senté en mi silla y no me levanté en todo el día. Hice el examen como buenamente pude y tocó la campana para el recreo. Esperé a que todos salieran de la clase y entonces me levanté. Miré la silla, temerosa de haberla manchado, pero no había ni rastro de mi mujerilidad allí. Mi mejor amiga me estaba esperando en las escaleras.

- Barbi, ¿cómo te ha salido el examen?
- Bien, ¿por qué iba a salirme mal? ¿Acaso tengo motivos para haberlo hecho mal?
- Ehmmm, ¿jugamos al fútbol?
- ¿Por qué no iba a jugar si jugamos todos los días?
- Barbi... ¿te pasa algo?
- ¿Esto es un puto interrogatorio, tía?

Al poco le confesé a mi mejor amiga que me había bajado la regla y ella me confesó que hacía un mes que a ella también. Me sentí tan reconfortada... contamos casos de muerte por absorción, casos de chicas que habían manchado las sillas de clase y las toallas en la piscina, casos de tampones desintegrados en la vagina y muchas más cosas. Fue un alivio saber que no sólo yo estaba coqueteando con un desastre social y/o vital.

Si llegan a explicarme que también padecería algo llamado Síndrome Premenstrual, aún estaría llorando. Porque el SPM es peor que la muerte por absorción y que manchar las cosas con una regla no-avisadora (que las hay, yo no, la mía me avisa una semana antes con todo tipo de señales).


PD; Ni que decir tiene que me tocó para la semana en Mallorca. Por supuesto.
Y a pesar de mis temores, no morí por absorción.

73 comentarios:

  1. Pero a ver. ¿Al final que pasó con el examen de Natu? Perdemos el foco en lo importante!

    Muerte por absorción. Eso es casi como implotar. Diox, me estoy imaginando un tampón de casi 5 litros de capacidad. Todos los vampiros del mundo serían felices. Seguro que Fini o alguna empresa de dulce lo comercializaba para ellos(Menos a los de Crepusculo, esos solo consumen pintalabios y brillantina)

    ResponderEliminar
  2. Siempre dije que un caballero debe mantenerse pudorosamente aparte de los aspectos más íntimos de la feminidad. Supongo que eso empieza a resultar matizado cuando uno tiene que ir a comprar tampones o compresas, y asumir la ingente cantidad de información técnica acerca de dichos productos de que es menester disponer para comprar responsablemente.
    En fin: dicho lo anterior, hay que señalar que la historia es sensacional y creo que debería ser de lectura obligatoria para las niñas en situación pre-Mallorca.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué tiene que ver la caballerosidad con la Regla? Sólo es sangre.

    ResponderEliminar
  4. Yo recuerdo que con 16 años la regla me empezó a venir cada 40 y 50 días. Entonces, yo aligual que tú, hipondríaca hasta la médula, empecé a especular: ¿y si estoy embarazada? mierda, por qué me iría de botellón al parque? con quién? y por qué no me acuerdo U_U? bf, una de preguntas se me amontonaban. Luego, caía en al cuenta de que era virgen, pero claro, en conversaciones con una amiga super lista, me explico que una amiga de una amiga le había dicho que las mujeres, con el tiempo, podríamos autofecundarnos. Mierda, ¿ y si yo lo he desarrollado ya?


    ay, ahora lo recuerdo y me rio, pero lo pasaba fatal...

    ResponderEliminar
  5. No sé por qué, pero me ha recordado al libro de "Carrie". Bueno, excepto por la matanza del día de la graduación, y eso

    ResponderEliminar
  6. El momento "familia entorno a barbi sentada en la taza del wc con las bragas por las rodillas y llorando" es impagable.Angelicomio.

    Las compresas con alas son lo más incómodo que ha parido madre, por cierto.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Debo de ser la única mujer del mundo que se alegró un montón cuando le vino la regla. A mis 14 años yo estaba ya casi convencida de que era un chico y aquello me deprimía horrores XD

    ResponderEliminar
  9. Electra1/12/09

    Cuánta razón tienes, Cattz, a mí, sólo de pensar que podía haber nacido tío también me entra depresión.

    Bonita historia, Japu, m'ancantao

    ResponderEliminar
  10. XDD De verdad le decías esas cosas a tu padre?? Que querías ser virgen hasta los 18?? jajajajaja
    eres mortal...
    Lo mío también fue parecido... Como un notición familiar... Que hasta llamaron a mi tía para decírselo... Mortal, vamos... XDD
    Pero yo me alegraba... Claro que si me llegan a contar lo que iba a ser "mi regla", hubiera muerto de pánico... Ains, qué tiempos...

    Un beso!!

    pd: Invítame a mi cuenta pública, porfa, que con esta ya casi no entro... ^^

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Entrari, algo sospechaba yo ya de que ontológicamente es sólo sangre :D.
    Lo mío por su parte es sólo respeto. Proceder de ese modo (respetuoso, discreto) no le ha parecido nunca mal a ninguna de las mujeres que he tenido alrededor.
    Es un debate curioso, no obstante, máxime cuando se mantiene entre dos 'pequeños seres' de género masculino, que diría nuestra anfitriona...

    ResponderEliminar
  14. Yatedigo. Yo también envidio a las que dicen que las pilla por sorpresa. Entre el hinche, el desove y el deshinche...¡me dura casi tres semanas! Argh!
    P.C.: "mujerilidad" . Me parto Barbija, genial el pós. Me gusta más este rollo de la autorrisión que la vecina Rotenmeyer.
    =)
    Muack!

    ResponderEliminar
  15. El respeto es para las opiniones, las discusiones, las valoraciones que merecen discusion, los lutos, la tristeza, el silencio, la enfermedad.... Darle a la regla esas consideraciones, esa discrección, ponerla a la altura de algo de lo que no se pueda hablar eleva los fluidos del cuerpo a sinsentidos. Me es indiferente que haya gente que le parezca ese respeto correcto. Y perdona. yo no soy ningun pequeño ser del genero másculino.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, en realidad, muerte por absorción o por desintegración del tampón, no. Pero hay una cosa llamada síndrome del shock tóxico y que si que es bastante serio, causado por el Staphilococcus aureus.

    Pero eso se apaña cambiándolo cada ocho horas, lo del SPM requiere un búnker.

    ResponderEliminar
  17. Fíjate, toda la vida en Mallorca, y cuando me vino por primera vez, también con trece años, estaba en viaje de estudios por Madrid; como mis compañeros y profesores no me caían demasiado bien y no fue casi nada, sencillamente lavé las bragas siniestradas y tan pancha. No me vino de verdad hasta el mes siguiente en el que sí hice un pequeño drama porque manché el pijama; mi madre se limitó a sonreír y alegrarse.

    Luego no me dejaba tocar las plantas del jardín -me gustaba salir al mismo para hacer exactamente eso mientras ponía caretos- y estaba convencida que si me pasaba algo lo suficientemente chungo, se me iría la regla como a una señora valenciana que ella conocía, a la que le había sucedido eso durante un bombardeo de la Guerra Civil.

    A mí también me molesta este rollo de que si estás "sucia" y que no puedes hacer nada, que lo tengas que tratar como si fuera un gran secreto, los tíos que les asusta o les das asco, los anuncios de liquiditos azules en vez de hacer uno bestia a lo Cronenberg, que si el SPM etc.

    Yo lo llamo "la tristeza ajena", porque así es como la siento, sé que no tiene una causa real y por tanto, no es de verdad; una ventaja de mi SPM es que además me dan muchísimas ganas de hacer cosas, así que lo aprovecho porque de normal soy muy vaga XD

    ResponderEliminar
  18. la letra con sangre entra
    un placer leerla...

    ResponderEliminar
  19. <<< Y a pesar de mis temores, no morí por absorción.

    Si no lo aclaras no me habría dado cuenta, jejejeje (Sí, lo sé, soy un hijoputa xD)

    Fíjate el drama que significó el tema, y para lo que daría hoy en día: Imagino a muchas madres diciendo a sus hijas en ese día que llenaran los tampones y las compresas de sangre, las puesieran después en un vaso con agua caliente e invocasen a Edward (el vampiro de Luna Nueva) para que se tomase un té.

    Guapa!

    ResponderEliminar
  20. Entrari; En esta competición con Hans para ver quién la tiene más grande, no has ganado. Entra al MSN, hoy recibes.

    Hans; Gracias por no entrar al trapo, porque empezó como un debate sano y ha tenido un final que no me ha gustado nada.

    CM; En realidad no.

    Abernathy; Autofecundarnos! Habría algo más horrible que no follar y encima preñarte???

    Chape; Cómo va la cosa con tu troll?

    pito; ya, pero el primer día no puede ponerte un tampón, porque para cambiarlo cada hora hay que tener memoria, de la que yo carezco. Son incómodas y una guarrada, dicho sea de paso.

    Cattz; Es que eres la mejor, entrañable person.

    Electra; Jijij, qué cabrita eres. Te echo taaanto de menos...

    LQE; Yo a mi padre le he dicho barbaridades, pero porque él es el que me enseñó. Un día contaré cuando me enseñó con un plátano y un preservativo, cómo se ponía un condón.

    Eva; A mí es que las tetas me crecieron a partir de los 16, como era un palillo, no tenía.

    Evitadinamita; Qué bueno eso de "el hinche,el desove y el deshinche", me la guardo.

    Illu; Sí, creo que todas las chicas hemos leído esto en las cajas de tampones con una mueca de horror.

    Xisca; Yo también digo siempre que quiero que pongan el líquido rojo!!! Basta de eufemismos visuales! Y que haya coágulos!!

    vittt; Siempre quise preguntarte por qué tu nick lleva tres T. Mira qué buen momento para hacerlo.

    Siesp; Gracias por lo de guapa, rezaré por ti esta noche, te lo has ganao ;)

    ResponderEliminar
  21. Jodé, yo no habría soportado el momento familia "YA ES MUJER... aish", menos mal que en mi casa se llevó con muchísima discreción. Y vamos que yo fui más precoz de lo que habría querido. Es que era un poco esquizoide jugar con las muñecas y pensar "pero no debo, jugar, ya soy mujer", jugar con las muñecas, y "ay, no debo jugar, QUE YA SOY MUJER".

    Coñazo. Y nunca mejor dicho xD.

    ResponderEliminar
  22. ¿Cómo coño consigues que todo parezca cómico?

    (Pregunto)

    ResponderEliminar
  23. A mí la regla aún no me ha venido, ¿dolerá?

    ResponderEliminar
  24. A mí la primera me vino en una cabalgata de reyes (tenía 12 años y he seguido yendo hasta los 20 o más ¡son los reyes magos! los otros a la hoguera jijiji) y se lo dije a mi madre, muerta de vergüenza en un Burger King al que fuimos después... tan chuli como en las películas vamos...
    Pero sí, el SPM es peor, sin duda

    ResponderEliminar
  25. Lo del SPM es una putada no sólo para vosotras, sino también para quienes os rodean, que anda que no os ponéis pesás!!
    Este tema me pilla un poco nerviosillo, porque a Michurri se le ha retrasao unos días y me temo que a saber qué saldrá de todo esto...

    ResponderEliminar
  26. Obviamente no le encontraste el punto místico..como Hipatia de Alejandría.

    Si te consuela yo tampoco XD

    ResponderEliminar
  27. Tela: os contaré que jamás olvidaré qué dia me bajó la regla. 20 noviembre del 95. 20 aniversario de la muerte de Franco.
    12 años recién cumplidos.
    si es que siempre me han gustado las efemérides...

    Y en mi caso tardaron como 8 años más en salirme tetas

    ResponderEliminar
  28. >>Siempre dije que un caballero debe mantenerse pudorosamente aparte de los aspectos más íntimos de la feminidad.

    ¿Caballero en plan "gentlemen" o en plan "cavalière"? Es que no sé, pero me da la sensación de que tira más hacia el segundo. Aunque yo utilizaría otra palabra de distinta etimología pero que empieza igual: "cavernícola".
    No hace falta hacer ostentación de todos los procesos fisiológicos, pero es de una mentalidad muy atrasada el relegar la menstruación a la posición de "tabú propio de mujeres". Atrasada y machocentrista.

    ResponderEliminar
  29. dos tt's son pocas y cuatro tttt's demasiadas
    eso y que cometttí un herror ;-)

    ResponderEliminar
  30. MI troll va bien!!! animando el cotarro,juasjuas

    ResponderEliminar
  31. Pues el SPM no era para tanto. Chocolate, series ñoñas y un poco de paciencia. Peores son los sudores cuando no baja...

    Ahora ya no tengo esos problemas. ;-P

    ResponderEliminar
  32. Sí, el SPM es lo peor, a mí también me sirve de alarma una semana antes, me vuelvo insorportable y luego cuando se me pasa la mala ostia etc me dan ganas de arrancarme los ovarios por el dolor, es genial ser mujer! como el anuncio de evax (o ausonia o una de estas)las nubes huelen a muerte ¬¬

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. Querría hacer una pequeña apología de los anuncios de compresas. A mí, en general, me parecen bien (Carefree tanga/Qué fritanga y cosas así al margen) y no entiendo por qué se ha convertido en un lugar común ponerlos a caldo, que si la regla no es un liquidito azul de aspecto inofensivo, que si a qué huelen las nubes... Pues sí, tratan de transmitir ideas de asepsia, falta de olor, limpieza, comodidad... el tipo de cosas que yo buscaría si pasase por un trance similar.
    O ¿qué se piensan que es la publicidad? ¿Por qué buscan ustedes en ella una fotografía de la realidad? Siguiendo su regla de tres, resultaría absolutamente estúpido que en el anuncio de los seguros Santa Lucía aparezcan familias de osos polares, en lugar de una casa incendiada con sus habitantes abrasándose.

    En otro orden de cosas, Hans, no sé si te servirá de mucho, y tampoco sé quién eres ni qué habrás hecho para merecértelo, pero considero que la persecución a la que te están sometiendo es completamente ridícula.

    ResponderEliminar
  35. Los anuncios son ridículos porque intentan transmitir la idea de que tener la regla es una experiencia maravillosa y te aseguro que no lo es, a eso se suma que se trata como un tabú a pesar de todo.

    ResponderEliminar
  36. Livia, estaría de acuerdo si las críticas se centraran exclusivamente en el "me gusta ser mujer", pero eso no es así. Por supuesto que hay anuncios mejores y peores, como en todos los sectores, pero, en general, tratan de transmitir que pasarás maravillosamente la regla con sus productos (no que la regla sea maravillosa) y creo que hacen bien.

    ResponderEliminar
  37. Sí, yo también me pegué un susto cuando me pasó a mi.

    Afortunadamente no era la menstruación, sino una almorrana equina que se me extendió a un pulmón.

    ResponderEliminar
  38. Ese es el problema, que la realidad de lo que se quiere vender a toda costa nunca tiene que ver con el anuncio que se le hace, y ahora cada vez menos, muchas veces uno ve unos osos polares retozando y no sabe si son seguros, la bebida del Imperio o que es la nueva mascota de moda; por no hablar de cuando se pretende crear necesidades dudosas en el consumidor, anunciando tentempiés grasientos y luego productos dietéticos, promovidos por modelos inexistentes compuestas por las tetas de aquella y el culo de la otra.

    En la publicidad de compresas no se dice toda la verdad, como en cualquier otra, no se habla nunca de los varios inconvenientes de esos productos -por ejemplo, y siendo un poco animal, ¿qué pasa con las famosas compresas con alas, que se te va a las alas en según que casos? y es que el liquidito azul no tiene la misma consistencia que la sangre, al menos podrían intentar algo en ese sentido- o de que muchas veces, para que funcionen su uso debe ser masivo y por tanto el producto se torna en inasequible, como en el caso de las cremas que supuestamente hacen algo.

    Creo que querer que las empresas sean minímamente honestas respecto a sus productos, sin provocar polémicas para vender más o llamar la atención, sin responsabilidad o escrúpulos de ningún tipo no es ser fantasioso o ingenuo, o no debería serlo, porque si es así, bien triste es.

    ResponderEliminar
  39. Biónica; Ya estás aquí!!! Jo, cuánto has tardado.

    WT; ^^ No, a ti no te dolerá, cielo ¬¬

    Livia; Si has ido a las cabalgatas de reyes tantos años, tus probabilidades de que te bajara durante ese intervalo aumentan muchísimo ^^

    Ora; QUE NOS PONEMOS PESÁS???? CHICAS, PINCHAD EN SU ENLACE Y TROLEADLE EL BLOG!

    moli; Oh, qué momentazo el del "tiro con pañuelo manchao sobre hombre enamorado", me encantó.


    Heike; ajajajja, qué fuerte, eres más roja que nadie en este blog ¡¡¡te bajó la regla en el aniversrio de la muerte de Franco!!! Para ser más roja que eso, hay que haber nacido el 14 de Abril.

    Rad; No se llama "cavernícola" a alguien que habla con respeto y da su opinión, cosa, por cierto, legítima tanto dentro como fuera de este blog.
    Muy mal. No quiero que os crucéis insultos bajo ningún concepto.

    vittt; No sé cómo lo haces para explicar siempre lo que quieres decir en dos renglones cortos.

    chape; ^^ Me voy a pasar por ahí, a ver qué tal.

    Gárgamel; Claro, chico listo!

    Pecas; "las nubes huelen a muerte" XDDD

    Kjell; ¿¿¿Apología de los anuncios de compresas??? De todos los lectores de este blog, a ti sería al último al que me imaginaría diciendo semejante frase...
    En mi opinión la publicidad debería ser más real y veraz. Ese líquido aguado no se corresponde para nada con la realidad (coágulos de sangre que no entran en esos agujeritos).


    Livia; Aparte de eso, claro. Estoy contigo.

    Kjell; Ninguna nos creemos que utilizando sus productos la regla será maravillosa, es más, es un insulto a nuestra inteligencia, al menos de la mía.

    Somo; Ahora entiendo que tengas ese carácter BWAHAAHA.

    Xisca; Xisca for president!

    ResponderEliminar
  40. "Cavernícola" no es un insulto. Es, entre otras cosas, como comúnmente se denomina a los hombres prehistóricos.
    Insultos sería "gilipollas", "hijo de puta", "imbécil" y demás.

    Yo sólo comparaba su modo de ver este tipo de cosas (la menstruación de la mujer) con el de los varones de antes de los movimientos en pro de la igualdad de la mujer. Es decir, que me parecía igual: muy atrasado, socialmente hablando.

    He sido respetuoso y le he llamado "machocentrista" cuando podía haber dicho otros epítetos que sí son insultantes.

    Por otra parte, sólo he dicho mi opinión, al hilo de lo dicho por Entrari, porque pienso que tiene toda la razón. No es de mi interés "perseguir" a nadie, como acusaba Kjell, ya que en ningún momento he iniciado una "persecución".

    Aún así, si de verdad piensas que te he molestado, Barbija, mis disculpas.

    ResponderEliminar
  41. Obviamente, la regla siempre viene en los momentos más inoportunos.
    Cuando me vino por primera vez, mi abuela quería celebrar que "la niña ya es mujer", yo me negué, quería irme a la piscina...
    En cuanto al "debate" creo que ellos no deben permanecer ajenos a algo que nos sucede cada 4 semanas, que nos revoluciona las hormonas y que, por lo menos en mi caso, nos duele.
    Y mataría a palos a los publicistas de los anuncios de compresas, por cursis!! Mierda de nubas, mierda de "me gusta ser mujer" y mierda de "ni lo notas, ni lo notan"!!!!!

    ResponderEliminar
  42. te lo explicaría barb, pero es muy largo ;-)

    ResponderEliminar
  43. Bueno, por lo que leo, observo que no os gusta mucho la publicidad en general. Esto abriría un debate mayor en el que, ahora, no voy a entrar.
    Simplemente, si la publicidad es mala toda ella, no sé a qué viene ese ensañamiento tan particular con la de compresas.
    Además, estando ya avisados de que la publicidad parece inempeorable, se siguen escuchando miles de veces los mismos indignadísimos argumentos contra ella mientras que de cosas realmente indignantes, como es que las compresas (productos de primera necesidad) tributen como artículos de lujo cuando, no sólo no deberían tributar, sino que deberían ser gratuitas, se habla mucho menos. Lo que encuentro realmente sorprendente.

    ResponderEliminar
  44. Kjell, desde mi asertividad: según tu argumentación, deberíamos hablar sólo de las guerras y el hambre en el mundo, que sí son cosas realmente indignantes, y dejar de perder el tiempo en entretenernos con superficialidades y odios a los anuncios de compresas.

    Pero ya que mencionas el tema IVA, lo que sí es indignante es la subida generalizada del IVA que afecta lo mismo al que cobra 8.000 que al que cobra 400...


    Barbi, esto no es precisamente bienquedista!!! Miss you a lot!!

    ResponderEliminar
  45. No, Bichejo, de ninguna manera. Mis argumentos contra la crítica indiscriminada hacia cualquier cosa que huela a anuncio de compresas estaban más arriba de ese añadido al que te refieres.
    Pero es que además me da la sensación de que has leído por encima lo que he escrito y me contestas con un cliché.
    Yo no he dicho en ningún momento que no se deban criticar los anuncios de compresas porque hay otros asuntos más importantes que criticar. De hecho, más arriba mencioné algún anuncio de compresas que sí me parecía criticable.

    Lo que yo he dicho en ese añadido (recalco que no era el centro de mi argumentación) es que no existe proporcionalidad y eso me escama.
    Hay un trato terriblemente injusto hacia las mujeres cuando se trata de asuntos o problemas que sólo les conciernen a ellas, en concreto el trato que reciben por soportar ese engorro es (y ha sido en la Historia) normalmente vergonzoso, mientras que, si la regla la sufrieran los hombres, haría tiempo que no existiría.

    Ante montones de situaciones que claman al cielo, me encuentro con que lo que más levanta a la gente son una mierda de anuncios.
    Y supongo que no hay una mano negra detrás trabajando para desviar la atención, pero, qué quieres que te diga, a mí me da bastante rabia.

    ResponderEliminar
  46. "Ante montones de situaciones que claman al cielo, me encuentro con que lo que más levanta a la gente son una mierda de anuncios"...es que si el tema del post es su primera menstruación (y contada además, en tono jocoso), no sé de qué otra cosa puedes esperar que hablemos, sinceramente.

    A nivel vital, como espero que supongas, no es la mayor de mis preocupaciones si en los anunciss de compresas salen nubes o no, pero vamos, que por mi parte, todo dicho, que ni este es el foro, ni yo la más adecuada para responder, porque ni leo con atención ni sé contestar sin clichés (afirmación muy poco asertiva por tu parte)

    ResponderEliminar
  47. El día que me vino la regla por primera vez mis padres estaban de safari en África. No es algo que hicieran habitualmente, de hecho no lo habían hecho nunca antes, pero por encontrarse ausentes del continente me tocó compartir el momento con mi tía Ñoña, que me dió compresas y un colacao.

    ResponderEliminar
  48. En el programa del PSOE de las últimas elecciones, se mencionaba este tema, el de la consideración de compresas y pañales desechables como artículos de lujo, y que se iba a revisar. No sé si se hizo o no, si alguno de los presentes sabe como comprobarlo, que lo haga, si es tan amable. Ahora, las compresas y demás siguen costando lo mismo, de dos a tres euros ellas y los tampones unos cinco o seis el paquete.

    Parece que el problema para ti, Kjell es que no estamos hablando de los problemas más importantes de las mujeres y nos quedamos en lo más accesorio; pero es que ha surgido el tema así, no significa que no nos preocupe todo eso también, y mucho, si hablo por mí, te puedo decir que absolutamente, hasta de forma excesiva.

    Tal como lo veo, lo que pasa es que la publicidad es muchas veces un reflejo muy claro y molesto -que no causa, ahí hay mucho de que hablar- de todas esas exigencias absurdas de una sociedad que venera la juventud y la belleza eternas, la ausencia de dolor o negatividad, la apariencia de ser algo aunque no lo seas, eso es lo de menos; creo que es algo que todos vemos en mayor o menor medida, dado que los medios llevan años bombardeándonos con las revistas que leíamos de jovencitas o vallas publicitarias en las paradas de bus, por ejemplo, con el propósito de vender y obtener beneficios a costa de que la mayoría de la gente se sienta en algún momento como un monstruo indigno de ver la luz del día, al menos en ocasiones. Por muy inteligente que seas y consciente de lo que van, y por espirítu crítico que tengas, en algún segundo te van a poder.

    Al hablar de la regla, no puedo dejar de observar que la realidad de la menstruación es liofilizada hasta extremos ridículos en esos anuncios tan cursis, porque no da buena imagen, se sigue sin tomarlo con naturalidad y tratando de disfrazarlo de algo aséptico e indoloro, con ninfas anoréxicas brincando por doquier y meando colonia; al menos un detalle sería hablar con franqueza de ello.

    Mientras tanto, en un mundo lleno de trasgos granujientos y brujas ojerosas seguimos teniendo problemas con sus inconvenientes y molestias, y sí, lo que valen las compresas y demás, y lo que para mí es peor, se sigue diciendo a las mujeres que intentan expresar un punto de vista de forma enérgica o agresiva que si tienen la regla, o se piensa que nos volvemos totalmente irracionales, ese es otro reflejo bastante feo, la verdad.

    Sí, soy muy consciente de que hay un cierto feminismo superficial -es decir uno que quede bien y los chicos no te huyan y te llamen feminazi u horror, ¡¡feminista!! oiggs- que es como el piso más bonito del mundo, pero en el interior una tía pasa la aspiradora cada día al llegar del curro mientras él juega al WoW; y me alegro de que sea esto lo que te preocupe, porque empezaba a pensar que eras el hijo secreto de Isabel Coixet.

    ResponderEliminar
  49. Recuerdo un monólogo que vi en Sevilla allá por el año 2001 de un chaval que se reía de los anuncios de detergentes, diciendo que llegaría el momento en que anunciaran que eran tan buenos que quitaban manchas de sangre. Y que qué psicópata iba a querer lavar manchas de sangre de la ropa.
    Por supuesto no me hizo ni puñetera gracia y supongo que el chaval en cuestión o no tenía novia o los días de "impureza" ni se ponía en contacto con ella, porque no hay manchas más coñazo que las de sangre y es algo a lo que las mujeres se exponen una vez al mes.
    Y odio los anuncios de compresas y su "no-huele" porque es MENTIRA, con tanto compuesto químico como le echan a las mierdas esas, aquello huele como una fábrica de productos químicos para guerra olfativa en cuanto entra en contacto con la sangre. Y porque si las de plástico horribles (Evax, Carefree, Ausonia) ya cuestan un ojo de la cara, las compresas "naturales" cuestan 3 veces más.

    ResponderEliminar
  50. A mi me gustaria haber sido el hijo bastardo de Isabel Coixet y ser realizador de anuncios de dentaduras postizas


    xd, malditos viernes.

    ResponderEliminar
  51. Joder, después de leerme 50 comentarios ya no se lo que quería decir yo.

    Ah, si. Que apoyo totalmente la opinión de Bichejo sobre este tema.

    Lo que pasa es que ya no me acuerdo de cuál era ¿estábamos en contra o a favor?

    Ah, y la de Barbi, también. Por si acaso.

    ResponderEliminar
  52. A mí me pasó algo parecido con el onanismo. Quiero decir que mi mejor amigo ya lo conocía y no me había comentado nada el cabrón. Y yo que hasta ese momento pensaba que hacerse una paja era eso que todos los días mis padres me insistían que hiciera en la ducha para evitar la fimosis. Triste.

    ResponderEliminar
  53. Rad; Cavernícola SÍ es un insulto si no te estás refiriendo a "los hombres prehistóricos", al igual que oligofrénico es un insulto si no te estás refiriendo a alguien que padezca oligofrenia. Pero esto ya lo sabes. A mí no me tienes que pedir disculpas, no me has llamado cavernícola a mí.
    En cuanto a dar tu opinión, siempre será bienvenida y lo sabes.

    Bich; Yo tampoco creo que deban permanecer ajenos, por supuesto, pero respeto al que sienta que es un aspecto únicamente femenino. (Estoy siendo asertiva, para que luego me digas que no lo soy).
    Toda la razón en lo de la publi.

    vittt; Eres un genio, hijo mío.

    Kjell; Que no, que vamos a lincharte y punto. Bich, dale caña!!!
    En cuanto al ensañamiento particular de las compresas, es obviamente porque el post va de eso. Cuando haga un post sobre cuchillas de afeitar (que lo haré), pondremos a caldo a los anuncios de cuchillas (excepto en los que sale Federer, que me pone a mil).

    Kjell y Bich, no os digáis cosas feas. La palabra cliché es muy fea.

    Be; No lloraste? ese día hay que llorar y ser infeliz, es el principio del fin!

    Xisca; Llevas razón en tu apartado a Kjell. De hecho, no creo que él mismo crea que nos importan más los anuncios que el IVA al 16% de los tampones y compresas.
    Pero es lo típico, hablas de compresas y sale el típico "a qué huelen las nuves" y ya se te sale la vena del cuello.

    Cattz; Siempre me saltas con algo que me deja muerta; "compresas naturales"???

    CM; Pero hoy es viernes??

    BH; Tú opinas lo que opine yo, Y DESPUÉS y si ENCAJA, opinarás lo que Bichejo. En ese orden. O desmonto el Simple Life III de una combustión virulenta y le hago la vida imposible a Njörg (tendría que llamarlo Fucking Life III).

    agnóstico; Tus padres son unos jipis como los míos, fijo.

    ResponderEliminar
  54. lo fueron, barbi, lo fueron...

    ResponderEliminar
  55. Eh, yo no he dicho cosas feas...que soy asertiva!!!

    ResponderEliminar
  56. En cuanto al ensañamiento particular de las compresas, es obviamente porque el post va de eso.

    Barbi, yo no me estaba refiriendo al aquí y ahora del blog, sino a lo que pasa en general. A mí me parece estupendo que habléis de anuncios de compresas si os peta, porque tú lo justifiques con la entrada o simplemente porque sí. Pero no es una cuestión privativa de este blog, la consideración de que dichos anuncios son una porquería absoluta es algo aceptado por todo el mundo. Y, como yo no estoy de acuerdo con esta consideración supuestamente irrefutable, he aprovechado y lo he dicho aquí. En líneas generales, se me ha contestado con críticas a la publicidad en un sentido amplio y, por lo tanto, colijo que el problema (según quien contesta con dichas argumentaciones) es la publicidad en sí, y no la de compresas en particular. Y por eso me pregunto por ese ensañamiento en concreto, pero no en este hilo, sino en el mundo ahí fuera.

    ResponderEliminar
  57. Parece que el problema para ti, Kjell es que no estamos hablando de los problemas más importantes de las mujeres y nos quedamos en lo más accesorio; pero es que ha surgido el tema así, no significa que no nos preocupe todo eso también, y mucho

    Xisca, depende de a lo que te refieras con "el problema para mí". Como le decía a Barbi, me parece estupendo si el tema ha surgido así y habláis como queráis de ello (sólo faltaría que yo criticara que cada uno hable de lo que le salga de las narices). Yo defendía otra cosa ("no entiendo por qué se está tan en contra de los anuncios de compresas") y, por otro lado, aparte, sin que formara un todo con mi argumentación principal, he mencionado que veía (repito, no en este hilo de comentarios, sino en la sociedad) una desproporción entre las múltiples quejas que se oyen contra una chorrada como son los anuncios (pongamos, millones) y las vertidas contra otra serie de asuntos verdaderamente indignantes (pongamos, cientos).
    [Entiéndase, lo ruego, que estoy constantemente refiriéndome al mismo tema, no al hambre en el mundo]


    Pero yo decía que me temo que en realidad el problema se tiene con la publicidad en general, como tú pareces reflejar en tu último comentario, y que no pensaba meterme ahora en semejante jardín (suficiente estoy teniendo con aclarar las cuatro ideas que he expuesto...), aunque mi opinión va bastante en el camino que apuntas de que la publicidad es más consecuencia (reflejo) que causa de muchas cosas.

    Y, precisamente, cuando dices

    Al hablar de la regla, no puedo dejar de observar que la realidad de la menstruación es liofilizada hasta extremos ridículos en esos anuncios tan cursis, porque no da buena imagen, se sigue sin tomarlo con naturalidad y tratando de disfrazarlo de algo aséptico e indoloro, con ninfas anoréxicas brincando por doquier y meando colonia; al menos un detalle sería hablar con franqueza de ello.

    a eso voy: es publicidad. [Me alegro mucho de poder volver al tema central] Si voy al médico a que me trate y resulta un incompetente que se maneja a través de eufemismos y no me soluciona los problemas, me sentiría completamente estafado. Pero la publicidad es algo distinto, ¿por qué le estás pidiendo franqueza?

    Vayamos a un ejemplo interesante que pusiste en un comentario anterior.

    el liquidito azul no tiene la misma consistencia que la sangre, al menos podrían intentar algo en ese sentido

    Aparte de que he visto también anuncios con zumo de naranja, que revelan una intención de ir un poco por ahí, ellos no te están engañando. Puede ser una tontería, pero no un engaño. Porque tú sabes cómo es la sangre. Si en un anuncio de coches me dicen que acelera de 0 a 100 en x segundos y luego es falso, sí que se trata de un engaño, porque de la visión del anuncio no puedo extraer la verdad. Pero si en un anuncio de compresas te ponen ese líquido y tu ves que la realidad no tiene nada que ver, simplemente entiendes que ese producto no te vale, pero está claro que no es un diabólico plan para hacerte creer que la sangre es como eso. Serán unos inútiles haciendo anuncios, pero, creo que podremos estar de acuerdo en que, si pretendieran engañar con eso, serían también enormemente ingenuos.

    Y debemos diferenciar el producto de la publicidad que hacen de él. Si el producto no funciona, no funciona, pero eso no hace a la publicidad mejor ni peor, y viceversa. ¿Para qué quieres que en la publicidad utilicen algo más parecido a la sangre que el liquidito azul? ¿Para que te convenzan mejor? Déjales a ellos la tarea de convencerte. Lo que yo querría es que las pruebas que hagan con las compresas las hagan bien para que luego funcionen, y estoy convencido de que no usan ese liquidito azul en el laboratorio. Ahora, en la publicidad, que pongan lo que quieran, no me afecta. En el peor de los casos, no compro su producto.

    ResponderEliminar
  58. Y, por cierto:

    se sigue diciendo a las mujeres que intentan expresar un punto de vista de forma enérgica o agresiva que si tienen la regla, o se piensa que nos volvemos totalmente irracionales

    Claro, es que a ese tipo de cosas lacerantes es al que me refería antes. Yo soy mujer y un tío me suelta algo así, y le parto el cráneo contra la esquina más cercana.



    [Siento el ladrillo y la división en tres partes. Lo segundo es porque Blogger no me dejaba meter un comentario tan largo. Lo primero es porque soy un pesado.]

    ResponderEliminar
  59. Claro que si, palomita mía, es justo lo que decía yo. ¿una cervecita, otro cojín más? Te ofrecería un masaje en los pies, pero ya se que no te gustan...

    (mmm... lo de fucking life me ha gustado ¿nos tendríamos que hacer fotos?)

    ResponderEliminar
  60. Kjell, creo que te puedo sacar de dudas. El odio visceral que producen los anuncios de compresas y tampones lo produce cualquier otro anuncio, pero el target suele ser más pequeño. Es decir, una madre primeriza con un bebé llorón odiará los anuncios de nenuco en el que un bebé se pasa el día sonriendo mientras se come la papilla a la primera y no la vomita sobre la modelo del anuncio. Un tío que se compre un nissan superchupi con GPS se dará cuenta de que los atascos en la M30 siguen existiendo tengas GPS o sin él y verá el anuncio con amargura.
    Los anuncios de compresas y tampones van dirigidos a practicamente la mitad de la población del país, con lo que son más de 20 millones de personas las que pueden tener ansias homicidas a la vez. Y la cosa se multiplica en caso de SPM o regla dolorosa o muy dolorosa, pérdida masiva de sangre, manchado de pantalones, faldas, sábanas, etc. Vamos, ves a las pazguatas de turno hacer el gili con cojines blancos en la hierba y te dan ganas de destriparlas a todas para que por fin se vea algo rojo en un anuncio de compresas.

    ResponderEliminar
  61. Si a esto sumamos las mujeres que tienen pareja y ellos han visto a sus "amadas" darse cabezazos contra las paredes para dejar de centrarse en el dolor de ovarios, polvos malogrados por la presencia de la sangre, fines de semana a la playa que se transforman en una procesión de saldevas y compresas calientes para los riñones o la desagradable sorpresa al levantarte de que tu mujer ha convertido el nidito de amor en un calco de la película alien cuando sale el bicho de dentro... añade más público que considera que las tipas puestas hasta el culo de setas de la felicidad no tienen nada que ver con lo que tienen al lado.

    Sin embargo, personalmente no tengo rechazo por los anuncios de nissan y su gps porque no tengo coche y los bebes me la refanfinflan porque tampoco tengo ninguno. Excepto los anuncios de bebes parlanchines, que me dan yuyu.

    ResponderEliminar
  62. ¡Se me olvidaba!
    Barbi, las compresas naturales están hechas de algodón o fibras naturales, no sintéticas, y no contienen blanqueantes. Vienen genial si las mierdiplasticosas tienen tendencia a dejarte la vulva destrozadita.
    Aunque yo me pasé directamente al bando de la silicona con la divacup/mooncup, si es buena para mis madalenas es buena para mi regla.

    ResponderEliminar
  63. Muchas gracias, Cattz, tu explicación ha sido muy clara.

    Se trata entonces, como decíamos, de un problema general de la publicidad.
    Supongo que a mí sólo me pone nervioso la publicidad cuando está mal realizada, pero no recuerdo haberme sentido personalmente afectado por nada.

    En cualquier caso, era evidente, defendiera yo lo que defendiera, que, si la publicidad de compresas provoca tanto rechazo, es porque los publicistas no lo están haciendo bien. Aunque me pregunto si, tratando un tema tan sensible (y con productos que, por lo que se ve, cubren tan mal las necesidades), es posible hacerlo bien.

    Os animo no obstante a no tomaros esas cosas como si se os estuvieran pitorreando en la cara, ya se trate de publicidad o de un monólogo, y a que nos tomemos todos muy, muy en serio las cosas serias.

    ResponderEliminar
  64. Me acuerdo del anuncio del zumo de naranja, que me parecía muy extraño, creo que durante un tiempo no estaba muy dispuesta a beber ese zumo XD

    Creo que fue un buen intento, pero no dió mucho resultado, aparte que usaban jarras enteras, un poco exagerado, una tacita hubiera estado mejor.

    Por lo demás, estoy de acuerdo, excepto que debo explicar un par de cosas: no me refiero a que nos engañen sólo con la eficacia real del producto, -que a veces lo hacen, ver sólo toda esa letra pequeña que pasa a toda velocidad en anuncios de coches o de bancos guays- sino a que parece que no quieren que se sepa como es la regla o no es de buena educación, o no queda bien, me refiero a esa sensación. Esa sería la "franqueza" que yo estaría pidiendo, que fueran un reflejo un poco más honesto, dentro de las limitadas posibilidades del mundo publicitario, de la realidad en la que venden y se usan sus productos. Aparte que es un tema que también sigue siendo tabú en series y películas, sigo sorprendiéndome cuando lo abordan con honestidad o naturalidad.

    Sobre eso de que si te enfureces o estás triste venga un gilipollas resentido y te diga que si tienes la regla, curiosamente donde más lo he visto es aquí en el inet, en foros y en blogs, y no sólo que haya tíos fanfarroneando de que le dicen a la amiga o la novia o a su mujer que le dicen eso y "siempre hace efecto jajaja" y así ni tienen que escucharla ni tienen que atenderla, es que también hay tías que promueven el que no digas que estás triste o de bajón en el curro porque te arriesgas a que te digan esto, como justificándolo, cuando no le ríen la gracia al tío que dice esas cosas, para que nadie piense que son feministas, que eso sería lo peor del mundo.

    Puedes estar seguro que leer esa clase de cosas cada x tiempo me preocupa mucho más que la sombra de los medios planeando sobre todos nosotros.

    Y supongo que si les dijera algo a la gente que piensa así me dirían que no tengo sentido del humor, que era broma, que no puedo estar siempre así etc. Así lo arreglan todo, pues no me vale, y además no me lo creo, no creo que a la tía a la que le sueltan que si tiene la regla le haga gracia ninguna. Y por supuesto, prefiero ahorrarme el interactuar con ellos, gracias.

    ResponderEliminar
  65. Madre mía, en lo que se ha convertido esto... yo me he reído como hacía muchísimo tiempo que no hacía.
    Por cierto, ¿habéis oído hablar de una especie de copita que se introduce en lugar de un tampón, y cuando se llena se saca, se lava y se mete otra vez? Es tropecientas veces reutilizable... Oye, que yo me reí mucho cuando me lo contó una amiga que venía de Holanda, nos dijo que allí se lo recomendó otra amiga, y resulta que nos lo decía totalmente en serio! En fin, debe ser incómodo, no sé. Tampoco quise interrogarle.

    La muerte por absorción, mujerilidad...eres genial Barbija

    ResponderEliminar
  66. ¡¿Cómo que usaban jarras enteras?! ¡De eso no me acuerdo! Madre mía qué descerebre, eso son técnicas publicitarias y, lo demás, tonterías.

    Con respecto a lo otro, claro, es la franqueza que me espero que pidas y que yo pido en una creación como una película o una serie, pero que no me tomo en serio con la publicidad.

    Y lo de si les dices algo a los cavernícolas esos de la regla... claro, es que HAY que decirles; gritarles, aún mejor. No se puede tolerar ese comportamiento de machitos de "y así le callo la boca a mi novia equis de equis de". Yo lo hago, trato de ser lo más agresivo que puedo, para que mejoren, aunque sea a través de un trauma.

    ResponderEliminar
  67. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  68. Joselez, las copitas ya han sido comentadas: Divacup o Mooncup. Es algo más incómodo que un tampón al principio pero es muuuuucho más económico, limpio y seguro a largo plazo.

    ResponderEliminar
  69. Gracias, Cattz, no me había fijado. Cuando he empezado a ver que la cosa parecía tensa la verdad es que no lo he leído todo ¡Y yo qué pensaba que estaba siendo muy original y que había descubierto la pólvora! Por cierto, qué es eso de que es bueno para tus madalenas? No lo pillo.

    ResponderEliminar
  70. Jajaja, qué divertido! Yo estuve toda la noche pegada al baño porque no aguantaba el dolor ni la sorpresa de que mi infancia biológica hubiera quedado atrás. Mi mamá me dió de sus toallas (compresas, le llaman ustedes) pero son de esas hiper mega super gruesas que a penas me dejaban cerrar las piernas! Qué triste! Hasta la fecha no puedo superar esos días del mes! me chocan! además que tuve la mala suerte de manchar más de una vez mi ropa (grandes manches, oh, sí) porque se venía como marea y mis toallas no aguantaban... amo los tampones!

    ResponderEliminar
  71. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  72. Aytor7/1/10

    ves como desprivatizar es bueno?

    aqui tienes el video de se va el chaval se va por el barranquillo:

    http://www.youtube.com/watch?v=5jjZlGgaJAs

    ResponderEliminar

Intentemos no pegarle demasiadas patadas al diccionario... pobrecillo.