22/1/12

La sal

      -No sé por qué te enfadas, amor - le decía él mientras ordenaba unos papeles sobre la mesa del despacho - ya tengo una edad y este negocio ya iba de mal en peor. La mejor decisión era la que ya he tomado y de la que, no te voy a mentir, no me arrepiento. No pienso dar marcha atrás, el trato con Pelayo está hecho. – Terminó el papeleo, inquieto, y miró a su mujer.


La joven ni se movió, sentada junto al ventanal, con los ojos fijos en el exterior. Su piel era pálida y su expresión inescrutable. Las manos, frágiles, descansaban sobre los reposabrazos de la butaca de siempre. El pelo negro estaba sujeto con alfileres de plata, de manera sencilla y elegante.


     -Además - siguió hablando el anciano desde la mesa del despacho, sin llegar a sentarse,- así tendremos más tiempo para nosotros, querida. – Gesticulaba con las palmas de las manos hacia arriba, ansiando ser entendido. Necesitaba que ella lo aprobara.- He pasado más de la mitad de mi vida metido en sal, oliendo sal, con sabor a sal... tengo la piel tan seca y arrugada que parece que soy tu abuelo, en vez de tu marido... comprende que ahora, a mis sesenta y dos años, quiera vender el dichoso negocio para tener tiempo para mí... y para ti. Para nosotros.


Ella no pronunció ni una palabra. Continuó impertérrita con la mirada perdida, fija en algún punto indefinido del jardín repleto de árboles, el cual rodeaba la casa como una fortaleza, impidiendo la mirada de extraños desde el exterior.


El anciano se acercó a la butaca donde estaba su mujer. Se colocó detrás, encendió su pipa con cortas pero hondas caladas y le puso a la joven una mano en el hombro.


     -Sé que lo entenderás cuando lo pienses mejor. - se giró hacia la pared de caoba del despacho, frente al ventanal, donde colgaban cabezas de reses a modo de trofeos. Una de un joven jabalí y otra de un fiero león del Serengueti, a los que ninguno mató él. Su preferida era la de un toro veleto, un semental al que dieron muerte en la Plaza de Las Ventas de Madrid, hacía al menos veinte años. - y bien sabe Dios que lo echaré de menos, pero ya es hora de que me dedique a ello como hobby, no como una obligación. Después de tantos años casados, querida, es hora de que nos dediquemos a disfrutar la vida, o lo que nos queda de ella, juntos.


El taxidermista se inclinó sobre su joven y bella esposa y la besó en los labios. Ella no le devolvió el beso, hacía treinta años que no lo hacía.


    -Así mejor, amor, no soporto que estés enfadada conmigo.- La miró con el ceño fruncido y de repente rió a carcajadas - ¡qué cosas tienes! ¡Claro que te quiero, mujer! No podría quererte más.

46 comentarios:

  1. Se te queda como un nudo en el estómago ¿no? Tan triste como bonito.

    ResponderEliminar
  2. Me temo que va a ser difícil sal-var ese matrimonio.
    Un sal-udo
    Miguel

    ResponderEliminar
  3. Irazu22/1/12

    Esta chica es de esa gente que se guarda todo dentro, pero el día que explote...

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho cómo describes la escena, pero no te diré que el final sea totalmente inesperado. Yo desde el principio me imaginaba que había algo raro. Aun así, la idea está bien, y leerte siempre es un placer :D

    Un abrazo. Se echan de menos tus post. A veces quemaría twitter para poder leerte más a menudo ;)

    ResponderEliminar
  5. No sé si es por llevar todo el día estudiando o porque soy tonta de por sí, pero tardé en entender el final (poquito eh, poquito) y me acaba de dar un escalofrío... Jope, qué mal cuerpo...
    Igualmente, me encanta, por tu forma de escribir y lo que transmites.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo22/1/12

    Muy bella escena.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo22/1/12

    Muy ingenioso!

    ResponderEliminar
  8. Si tuviese palabras te diría lo mucho que me ha gustado.
    Pero como me he quedado muda, solo puedo decir, increíble...

    Por cierto, soy Lublu, un saludo

    ResponderEliminar
  9. Me he pasado el día de hoy leyendo tus post antiguos. Desde tus comienzos como Barbijaputa. Me encantan todos ellos hasta mediados del 2009 (por donde me he quedao). Pero este es diferente a todo lo que he leido hoy, y no sé si será por el cansancio, el SPM o mi mala conciencia por ni mirarme los apuntes del examen que tengo dentro de unas horas; la cuestion es que me ha encantado, me ha puesto el vello de punta. Sin duda una gran entrada para estrenar el añoo. Felicidades

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Creces en cada entrada. Un cuentito delicioso.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo23/1/12

    Haces honor a tu apellido, Japuta.
    Me jas retorcio toas las entrañas

    ResponderEliminar
  13. Cuántos quisieran una esposa así, joven y bella por siempre y más mudita que la sirenita Ariel...

    ResponderEliminar
  14. apuesto a que no le respetó la talla del sujetador al taxidermizarla.

    ResponderEliminar
  15. Uf, que yuyu!!
    Hace tiempo vi un reportaje donde unos americanos tenían momificado a su abuelo. Y lo paseaban como a un maniquí por la casa. Un horror.

    ResponderEliminar
  16. Así que el amor también se conserva en sal. ¡Para qué habré regalado tantos bombones!

    ResponderEliminar
  17. Anónimo23/1/12

    No consigo que se me quite la sensación tan rara que me ha dejado la historia, pero aún así espero que sigas escribiendo cosas como esta.

    ResponderEliminar
  18. un nudo muy prieto en la tripa...

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno, la verdad, además tiene morbo.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo23/1/12

    - ¿"Quiere usted ir a Innisfree?. ¿Ve usted aquél camino a la izquierda?... pues olvídelo, no le llevará a ninguna parte".

    No sé a dónde quiere llegar usted señorita, pero el post de hoy ha resultado....

    ¡homerico!

    Michaleen Flynn

    ResponderEliminar
  21. Mandarina24/1/12

    llevo dos días leyéndome tu maldito blog a una semana de los exámenes, esto no es para decirte que me he meado de pipí con algunas historias, ni para robarte a la monada de perro que tienes, sino para avisarte que como se te ocurra escribir algo de aquí al día 3 voy a buscarte para ahogarte en una tarrina de helado de esas aunque me linche la panda que te sigue. Ale que te vaya bonito (recuerda... HASTA EL DIA 3 N-A-D-A)

    ResponderEliminar
  22. escalofriante!

    ResponderEliminar
  23. he tardado un poco en entenderlo, ya que mi vocavulario no da para más, pero al leer los comentarios me cosqué de que era lo que me esperaba ese hombre no estaba bien y esa mujer no estaba viva.
    PD: de todas maneras muy buen post
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  24. Uau, soy fan de los relatos que acaban de forma tan extraña como éste... aunque da un poco de yuyu, la verdad.

    Hace una semana empecé a leerte por la primera de tus entradas y hoy he acabado con este post. A partir de ahora no vas a librarte de mí (:












    Ha sonado como un acosador, pero bueno.

    ResponderEliminar
  25. Soy profe de lenguas (catalán y castellano) y, cuando trabajo el cuento en clase, me esfuerzo porque entiendan que lo que más caracteriza a un cuento no es la brevedad: es el "clic" del final. Me ha encantado tu "clic"!

    ResponderEliminar
  26. Bestial.
    Me he quedao como... no sé... ¡como disecao!

    Muy bueno, en serio :)

    ResponderEliminar
  27. ¡Qué japutilla eres!
    Después te metes con la Iglesia: Total, Yhavé convirtió a Edith en estatua de sal que queda mucho más mono, al margen de que era una cotilla sin remedio.

    Pero dejar a esta pobre moza sentada en una butaca, entre piezas de caza mayor y cabezas de toro, cual estatua de sal en una escena "Ambiciones de Ubrique" es de una crueldad sin límite.

    Lo dicho, eres mú japutilla...

    (He disfrutado como una mona, lo-se-pas. Genial.)

    ResponderEliminar
  28. No he podido evitar pensar en "relatos de lo inesperado" de Roald.
    Igualmente, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  29. Qué cabrón el abuelo. ¿No entendió lo de "hasta que la muerte nos separe"?

    Gran post para inaugurar el año (que por cierto ya era hora)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. Anónimo31/1/12

    Chapeau, Barbie!

    ResponderEliminar
  31. Anónimo31/1/12

    pues fíjate tú que yo lo veo desde otra perspectiva, el amor que le profesa a su mujercita es de unas dimensiones tan incalculables que se le hace insoportable separarse de ella, además ya él estaba acostumbrado a vivir con seres disecados, cómo no hacerlo con el ser que más quería y saber que cada noche la encontraría en su sillón esperándole para contarle cómo le había ido el día. no sé, una cobardía o simplemente valor por hacer prevalecer sus deseos al qué dirán. en definitiva un hombre que decidió vivir la vida a su manera, transmite mucha fuerza y me gusta por eso
    menudo palique me acabo de marcar..espero no haberles aburrido jeje

    ResponderEliminar
  32. Anónimo2/2/12

    el nombre te va que ni pintado, perdona pero, ¿A DÓNDE SE HAN IDO MIS SIMPLE LIFES? no había terminado de leerlas, jooo, ja.

    tía estírate un poco y cuélgalas de nuevo y retiro lo dicho, te lo juro por Petete, andaaaa, porfiiii

    ResponderEliminar
  33. Plas! en todos los morros al narrad@r. Primera vez que a mis sesentaycinco me llaman anciano!
    Pero, bah, en realidad no es a mi. Jamás podria haber trabajado yo con sal. Me la como toda! Y no muero!

    Rico cuento.

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias a todos. Y lleva razón el último comentario, con 65 años no se es anciano. Hay gente de 25 que es más anciana que muchos abuelos.

    ResponderEliminar
  35. Abuelidad, ese concepto. Nietez, esa ilusión. Admiración para Barbi

    ResponderEliminar
  36. Ya está, lo he terminado enterito. Me enteré de la existencia del blog por un enlace a los tuits del jorror y no he parado en todo el fin de semana. Vivo sola y llevo 48 horas riendo y llorando como una auténtica gilipollas bipolar (total no hay nadie para verlo) Me enganché por comentarios con los que estoy tan de acuerdo que hasta da miedo (casi todo lo que opinas, menos sobre el maquillaje y los tacones, que ya no me dan pereza, je) y continué porque la verdad es que me haces mucha gracia. Gracias por tu sinceridad y ojalá en este país se multiplique la gente que piensa como tú (y yo), porque quizás así seríamos todos un poquito más felices y menos agobiados.

    ResponderEliminar
  37. Bueno, son las 3 am en Argentina, hace como 4 horas que te estoy leyendo...ya voy la mitad de tus entradas y he guardado algunas frases en el block de notas para el recuerdo.
    Y todo sea porque no tenía ganas de leer entero "Los hombres que no amaban a las mujeres"
    Ah, gracias por eso...se me hizo mejor que leerlos.
    Saludos desde el culo del mundo

    ResponderEliminar
  38. Cojines de cerveza11/2/12

    Barbi hijamiadelamorhermoso me meto todos los días aquí y no veo entrada nueva! ya me he releído el blog 3 veces!!(me doy miedo a mi misma y todo...)qué te cuentas??

    ResponderEliminar
  39. Plenamente de acuerdo con Cojines de cerveza...

    ResponderEliminar
  40. Anónimo16/2/12

    No me creo que a todo el mundo le guste, o es que quitas los comentarios negativos? En fin, no le veo nada del otro mundo y tampoco esta muy bien escrito

    ResponderEliminar
  41. Anónimo19/2/12

    A lo Psicosis de Alfred Hitchcock...

    ResponderEliminar
  42. La polla con cebolla...

    Y luego dicen que yo escribo relatos dolorosos o crueles...

    Bah.

    ResponderEliminar
  43. me encanta! lo he visto hecho un corto... darías tu permiso para adaptarlo(poniendo que es tuyo, por supuesto)como guión para un corto? Es que es mú grande!

    ResponderEliminar
  44. Roci9/9/12

    Me ha gustado bastante cómo ambientas y describes la historia, pero me he imaginado el final desde el segundo párrafo en el que describes a la mujer, y dices de ella que es joven. Lo mismo yo tengo una mente un poco perversa y morbosa, pero así lo imaginaba.

    ResponderEliminar

Intentemos no pegarle demasiadas patadas al diccionario... pobrecillo.